Aunque JFK no fue seleccionado por la Masonería para llegar al poder, el final de la historia es muy similar. En cambio se puede asimilar más al caso del general Patton, en el sentido de que alcanzó su estatus creyendo en unos ideales de la época donde dominaba ya la Masonería en EE.UU, pero este general norteamericano ( Patton ) descubrió también, antes de finalizar la Segunda Guerra Mundial, la trama de la Masonería y por ello sufrió tres intentos de atentados previos y finalmente el asesinado mediante una inyección en un hospital mientras se recuperaba de las heridas de un ” accidente “. Se descubrió que Patton deseaba por todos los medios exponer estos hechos a la opinión pública estadounidense, lógicamente esto era un peligro muy grande para la secta anti-occidental ( la Masonería ) y por ello se supo en una reunión, de oficiales del Ejército Norteamericano, pública y delante de periodistas, que efectivamente el general Patton fue asesinado por un alto mando de los EE.UU en aquellos años, el periodista y revisionista mejicano Salvador Borrego Escalante facilita los detalles de esta declaración y los dineros entregados para esta misión. Es por eso, que habiendo bastantes casos de asesinatos de gente famosa, que intentaba denunciar la trama de la Masonería, la prensa masónica siempre ha tratado de ocultarlos, manipularlos o bien de mostrar poco interés en aportar la información.

En su sitio web, el investigador de asesinatos, A.J. Weberman, que ha sido asociado con la Liga de Defensa Judía pro-Israel ( ADL ), ha sugerido que todo esto reflejaba el “odio de Ray por los judíos”. Pero Weberman concluyó que Ray ” culpó al Mossad por el asesinato de King “, un hecho que muy pocos investigadores de asesinatos parecen estar al tanto. James Earl Ray fue aparentemente reticente a hablar de ello, sabiendo muy bien que tenía suficiente ( material ) en sus manos para comenzar a hacer acusaciones sobre el Mossad.