Según se desprende de la información facilitada por afectados del famoso ( aunque censurado por los políticos y prensa del Sistema masónico de 1978 ) caso ” Expediente Royuela “, ciudadanos particulares y afectados se movilizan en auxilio de la Justicia y de las Fuerzas de Seguridad en España, en concreto para tratar de detectar una determinada zona aragonesa, localizada en la provincia de ZGZ, en concreto en una pequeña villa denominada Mequinenza, donde se cree que están esterradas algunas víctimas del ex-fiscal Mena y su org. criminal ( se ignora el uso y tratamiento de supuesto al haber más que suficientes indicios de delitos ).

Hasta una asociación en pro de la Justicia ( ACODAP ), liderada por un juez en estado de excedencia, o gente vinculada a las Fuerzas de Seguridad en España en estado de parcial inactividad y otros agentes del CNP afectados por la trama del ex-fiscal Mena, así como miembros de la insufrible familia Royuela se han interesado en esta especial y específica investigación ante y contra el crimen. ( Véase el concepto jurídico de Colaboración Ciudadana, Seg. Ciudadana y los artículos previstos en la LECrim en auxilio de las Fuerzas de Seg. en España ante el conocimiento de indicios de delito por un particular ).

En el lugar reseñado, se cree que hay enterradas aprox. más de cien personas asesinadas por encargo del ex-fiscal Mena ( masón de un determinado grado y mecenas de talleres o logias ), según se desprende de pruebas manuscritas del propio perpetrador, jefe de la org. criminal y facilitador de la planificación delictiva, dando a grosso modo indicaciones a los co-autores, colaboradores y ejecutores de los asesinatos. Al parecer se estima que son cientos de restos humanos los que se encuentran localizados en ese determinado lugar, por supuesto con nombres y apellidos y familias, lugar que se ha hecho ahora famoso, lamentablemente, por los papeles de ” Mena “, documentos manuscritos por el susodicho, ex-fiscal que operaba en Cataluña, donde anotaba toda operación criminal con pelos y señales, incluso montantes y talones bancarios con ref. a los destinatarios. Ex-fiscal que mantenía correspondencia con nada y nada menos que con el mismísimo presidente del Gob. de España, Rodríguez Zapatero ( masón de medio o alto grado de la logia Humanidades ), aunque si bien con este lo hacía, de manera algo más discreta, y mediante intermediarios vinculados con la Justicia en España y donde el partido de la oposición PP supo de estas actividades ilícitas.

Los investigadores particulares, siempre cumplidores con la ley, con sus propios medios y al alcance, ( algunos con miles de seguidores en famosos portales de plafaformas multimedia o redes sociales ) tratan de buscar pistas para delimitar la zona, llámese montículos de tierra, zonas que han sufrido obras, pero lo más llamativo del áspero lugar es que aún pareciendo abandonado y desierto mantiene señales indicativas y de prohibido el paso o bien acceso restringido estando deshabitado ( por personas vivas ), aunque al mismo se observan vehículos calcinados y otro material tendente a provocar fuegos en campo abierto, es decir a alguien en concreto no le interesa siquiera pasar por allí o no le preocupa el hecho de que parezca deshabitado. Se han grabado videos y realizado fotografías de la zona, se han conseguido las coordenadas, buscan además a testigos o vecinos que supieren de información interrelacionada que pudiera facilitar la investigación. Esta zona solo es uno de los lugares seleccionados por el criminal ex-fiscal Mena ( según sus propias notas manuscritas ) ya que todo indica que hay otras zonas, en otras partes del reino de España, igualmente con restos humanos de gente asesinada por encargo de este ex-fiscal en Cataluña. Los investigadores animan a otras personas, particulares y/o afectados a unirse en esta ardua pero insigne labor de investigación contra la corrupción y el crimen en España.

Con el ” Expediente Royuela ” no cabe dudas que hay un antes y un después en el Régimen de 1978 por mucho que la prensa masónica trate de ocultarlo o censurarlo. Y al final todo se sabe, no antes sin esfuerzo.