El hombre, de nacionalidad colombiana y con antecedentes por malos tratos, ha sido condenado a dos años de cárcel por amenazas y a nueve por abuso sexual con acceso carnal, además de tener que indemnizar con 10.000 euros a la víctima por los perjuicios morales y psicológicos sufridos.