El Cuerpo Nacional de Policía detecta, en Madrid, » in fraganti «, a miembros de una banda criminal afincada en el barrio de Carabanchel. Al parecer estaban a cargo de la supervisión de los llamados » narcopisos » ( argot, coloq., viviendas particulares para la venta y distribución de sustancias prohibidas ), no dudaban en usar la extorsión a propios y extraños.