Las falsas parejas estaban conformadas por mujeres españolas y varones inmigrantes ( casi todos, por no decir todos los actores, poseen perfiles de origen extranjero ), lo que permitía a éstos regularizar, por fines ilícitos, su situación legal solicitando una tarjeta de residencia. Aunque los amaños se producían en Sagunto, la organización contaba con ramificaciones en Marruecos, Bélgica, Francia e Italia.