Parece ser, que esta avalancha, premeditada, se iniciará a finales del 2020. En menos de diez años toda Europa sufrirá la quiebra total de las naciones de UE y el desempleo aumentará al 50% en la población autóctona, es decir cinco de cada diez nativos europeos sufrirán desempleo y las pensiones por jubilación caerán a la mitad de la cuantía estipulada hoy. De esta manera, buscan la natural y lógica reacción de los pueblos europeos contra estas medidas globalistas que desembocarán en conflictos armados, guerras civiles, revoluciones y derrocamientos de gobienos, de este modo y posteriormente, los grupos elitistas ( La Masonería, La Banca Judía Internacional ) facilitarán la solución a este problema ( magnicidio o genocidio ) con la aparición de un gobierno mundial sionista ( que, precisamente, ha provocado esta situación de invasión en Europa y el genocidio de las familias europeas ).

La medida ya se ha comunicado a todos los representantes políticos europeos, y, que, deben de aceptar sin importar siglas de partido político o ideología ( izquierdas o derechas, independentistas, comunistas, socialistas, liberales, conservadores, etcétera ), de lo contrario serán recambiados por otros actores de la esfera política o que en último caso serán atacados financieramente por los mercados internacionales ( La Masonería ). La mayor alarma histórica de Occidente y donde los pueblos europeos no obtendrán referéndum, de ningún tipo o manera, para decidir si aceptan o rechazan este macro plan criminal revestido de » solidaridad » y » ayuda al tercer mundo «.

En resumen, estos criminales disfrazados de economistas quieren transferir varios cientos de millones de inmigrantes afroislámicos a Europa. En sólo diez años.

En lugar de dar puestos de trabajo e incentivos a los jóvenes europeos que abandonan sus países, los están recogiendo y los importan desde África. Estas fundaciones y estos expertos autoproclamados deben ser pagados por multinacionales que quieren destruir pueblos, deben ser borrados del suelo. Nuestro futuro está en juego: no hay duda para los globalistas, es una guerra contra la vida y la muerte.

El gobierno masónico de Inglaterra se salvará, parcialmente, de este criminal plan, al haber salido ( BREXIT ) de la organización masónica de UE.