No hay cifras oficiales del cómputo total de inmigrantes clandestinos que han tratado de engañar, con identidades falsas, a las autoridades en las respectivas naciones occidentales, ( aunque se estima que son decenas de miles en el 2019 en toda Europa ) en las cuales penetran, clandestinamente, con ayuda, generalmente, de oeneges del magnate comunista y masón G. Soros.

En tan solo un grupo de estos inmigrantes, de aproximadamente 500 sujetos, y localizados en un departamento de Francia han detectado que el 80% ocultó la edad real, haciéndose pasar por menores de edad y de esta manera evitar la expulsión reglamentaria. Aún, de que si cometieren delitos o crímen las penas impuestas son de menor cuantía a los de edad adulta y así de esta manera evitar la prisión.