Los jubilados cobran una pensión un 28% mayor a lo que cotizaron a la Seguridad Social.