Ocurrió en Lugo, en Nochevieja, el agresor de origen colombiano, de 36 años de edad, secuestró a una mujer, ( que podría haber sido drogada y anulada su voluntad ), aprovechando que no había nadie por las calles, unos españoles que pasaban por allí y que iban a una cita con sus respectivas novias evitaron la violación sexual de la chica colombiana, aunque escapó, estos tres españoles consiguieron reducir y detener al criminal hasta la llegada de La Policía, el criminal repetía : «que no se había portado como un hombre«, luego declaró que él no hizo nada y que todo era mentira.