En Gran Bretaña, entre 2017 y agosto de 2019, las bandas de paquistaníes causaron 162.000 víctimas, en su mayoría niños violados, que sufrieron la horrible y repugnante violencia sexual.