La organización criminal tenía su principal base de operaciones en Barcelona

La investigación comenzó cuando la Policía francesa puso en conocimiento del Cuerpo Nacional de Policía que un ciudadano español había sido detenido en territorio francés por trasladar en su vehículo a un inmigrante irregular pakistaní desde Italia a España.

Se cree que la red criminal era extremadamente meticulosa para evitar dejar rastros o pistas de sus actividades criminales. La posterior investigación del Cuerpo Nacional de Policía, ya sobre aviso, ha posibilitado destruir esta mafia especializada en el tráfico ilegal de seres humanos.

Todos los integrantes de la organización son de origen paquistaní.