Ambos, de nacionalidad marroquí y sahariana respectivamente, se estaban agrediendo con un vaso de cristal roto, lo que propició que se provocaran varios cortes en la cara y en los brazos de los que tuvieron que ser atendidos en el Centro Médico del Canal Salat.