Mientras todo esto sucedía, Sassoli aseguraba: «Ruego a las autoridades españolas competentes que cumplan la sentencia. Yo ya he dado mandato a los servicios jurídicos del Parlamento que evalúen cuanto antes la aplicación de los efectos de la sentencia sobre la composición de nuestro Parlamento». «No hay margen de duda, el día 6 de enero, Puigdemont y Comín tendrán sus acreditaciones definitivas«, dicen las fuentes consultadas.

Según informaban ayer domingo fuentes gubernamentales a El Confidencial, el Ejecutivo considera que esta petición de excarcelación temporal guarda coherencia con la postura que ya adoptó la Abogacía el pasado junio cuando se posicionó en un escrito a favor de permitir a Junqueras acudir al Congreso de los Diputados para iniciar los trámites para la obtención del acta y para prometer cumplir la Constitución. Las fuentes consultadas precisan que, aunque el escrito que se llevará al Supremo se está ultimando y se prevé registrarlo a mediodía de este 23 de diciembre, lo más probable es que los servicios jurídicos del Estado se limitarán a apoyar una excarcelación durante el tiempo necesario para que la Eurocámara, que preside el socialista italiano David Sassoli, levante la especial protección del parlamentario. Desde el Ejecutivo se insiste en que lo que sí está ya claro es que no se cuestionarán ni la validez del juicio del ‘procés’ ni la posterior sentencia condenatoria.

Y, qué, quiere decir esto, pues muy sencillo, que Puigdemont podrá pasearse con inmunidad diplomática mientres dure su cargo de europarlamentario y ( de momento ya ha convocado una especie de mitin en el S. de Francia, en concreto en Perpiñan, sin duda ya asoma la » patita «, tantea un poco solo un poco ), asistir a todo tipo de eventos ( sean o no legales, como se puede comprender, se podría entender una perversión en la situación o subversión contra el » sentido común » ). Esto no es un asunto jurídico es un caso político, ya sí, que como se ha comprobado no estima a la ley y al sistema judicial en España, es decir, como es sabido hay una previa subordinación a un ente extranjero ( UE ), son los entresijos de la legalidad creada por los propios políticos.

Es decir supongamos que Puigdemont recibe una invitación de asistencia a un evento, podría trasladarse por unos días o meses o incluso permanecer por tiempo indefinido alegando asuntos propios relacionando su acta de diputado, mediante aviso a las autoridades competentes -las que fueren- y aportando su justificante no podría ser detenido al pisar el reino de España, según doctrina de UE. Es triste, pero es así, no debería, pero lo es. Hay algunas salvedades intemporales y tecnicismos jurídicos pero se podría resumir con en este ej. sencillo. ( Según nos han comentado gente dentro del Der. Internacional y el estudio de este ). Aunque existen algunos supuestos, en concreto dos, en España, que hace suponer la retirada temporal de esta inmunidad para autoridades diplomáticas o dentro del mundo político quedarían anuladas por el rango de preferencia y subordinación de España a UE. ( Véase acuerdos multilaterales y otros aspectos jurídicos del Der. Internacional ). Y, ya sabemos que no los dos supuestos referidos no serán tenidos en cuenta, ya que otros muy graves ( crimen, delito muy grave ) como un Golpe de Estado ( anótese el térm. » El Procés » ) ya desestima a otros intervinculados, similares o parecidos.

Las consecuencias son imprevisibles porque se da una coyuntura especial debido a intereses políticos y privados, un partido político o una coalición de Sánchez está por encima de La Justicia en España, -es el mensaje que puede recibir en la ciudadanía- en realidad todo se basa en eso, tal como suena. Y cómo se ha llegado a esta situación, pues por una vía política. Lo peor de todo este asunto, es que la credibilidad ( inclúyase imagen ) internacional de España va a quedar por los suelos y, que La Judicatura se quedará sola y con un desprestigio importante, a causa de la reseñada mano política. Es lo que hemos podido deducir de todo este asunto muy grave y anómalo. Se podría decir que los políticos del signo que fuere han dejado abandonados, en cierta medida es así, a los magistrados, y de forma general a todos los españoles que creían en el Sistema democrático de 1978. Hay otras lecturas, de esta manera el PSOE podría salir mejor parado con el asunto de ERE en Andalucía que ha podido entender que ha sido una persecución ideológica y La Justicia ha jugado un papel decisivo y que todavía no ha terminado ( posiblemente ya ni les importe las consecuencias ). Ni en los mejores sueños estos planes que confluyen directa o indirectamente podría haber imaginado Sánchez con toda esta situación y donde todos ganan menos los españoles de a pié y los jueces sobre todo. Hay otra lectura añadida, para lo que dice en un campo mediático, aunque puede parecer de menor calado y, es que, los movimientos separatistas radicales pueden ver en esta situación una especie de legitimidad o escaparate por parte de UE y que el Estado Español pasaría a ser la figura negativa en todo este asunto político, de facto ya lo es. Aunque de iure le asiste la razón a España ( La Justicia ).

Jamás de los jamases alguien podría haber pensado que los magistrados españoles del » Procés » o el propio Llarena y otras más personas fuesen pisoteadas por sus colegas de UE o que contravinieren el más puro sentido humano : el » sentido común «. Pues desde el min. uno utilizaron un gran cuidado con los implicados y con todo tipo de actores en el » Procés » en un formato muy bien cuidado y hasta retransmitido casi en directo ( parcialmente en algunas cadenas de tv y radios ), las penas dan fe de ello.

Todo por un puñado de votos. Es una situación histórica para tiempos también históricos.