Esa es la pregunta que, desde hace más de una semana, formulan colectivos de funcionarios públicos trasladados para trabajar, en la isla, tras la polémica de los desplazados peninsulares de Unidas Podemos.

Este tipo de asuntos es ( muy ) sano exponerlo, de vez en cuando, porque, entre otras cosas, algunos contribuyentes o ciudadanos en general pueden creer, erróneamente, que nuestra Policía tiene sus necesidades cubiertas o mejor dicho que pueden realizar sus labores en un sentido óptimo para con sus retribuciones aún insuficientes.

Cambios de horarios sin aviso reglamentario y por necesidades del servicio, horas extraordinarias no deseadas, problemas familiares interrelacionados por aspectos subordinados a las misiones o tareas especiales, retrasos o malentendidos en conceptos de nóminas ajenos a los responsables de La Policía y sus mandos, tiempo de adaptación insuficiente para destino, contingencias varias interrelacionadas con terceros, y sobre todo por qué un policía del CNP cobra estas cantidades irrisorias sabiendo la ciudadanía que estas personas pueden sufrir, habitualmente, cuadros de estrés y fatiga laboral [ el error no está permitido y se recuerda constantemente aún con maneras amoldadas ] que en muchos casos no se pueden incluir, en ocasiones, como patologías profesionales, acaso un mudanza » con todo lo que eso conlleva en una familia » por no hablar largas temporadas de tránsito sin un destino fijado o a la espera de. Son otras preguntas, subyacentes o subordinadas que posiblemente algunos agentes de esta Fuerza puedan estimar viendo la disparidad de montantes en una abierta comparación benigna, más cuando a sus señorías los políticos no se les exigen ( unos ) estudios determinados o superar unas fortísimas pruebas intelectuales ( o psicotécnicas ) y físicas como los que tienen que traspasar los agentes de una Fuerza o Servicio de Emergencias. Por no hablar de como afecta en las personas los cambios de clima o temperaturas ( unos grados, no muchos, pueden influir en la forma de observación de determinados asuntos o simplemente alterar un normal desarrollo del servicio, sin adaptación o preparación conveniente, fisiológicamente aún más en las féminas ), no todo el mundo se puede permitir vivir en un hotel, quién prepara el uniforme, lo lava, lo plancha, quién limpia,…estar a la intemperie en muchas ocasiones durante horas –vestido de romano– y, si esto consiguientemente afecta al bolsillo del agente que se encuentra sin dineros para acudir a la farmacia de guardia o cambios de dietas, etcétera. Y es que, sin duda, la buena imagen también está en evitar solicitar créditos o préstamos a entidades financieras, y salarios que no están acordes a los tiempos y el qué dirán del compañero desplazado que evita tomar la baja por enfermedad o no prefiere ir al servicio con un resfriado también por el qué dirán. Es necesario que un agente de F. Y C. S. E. tenga que verse en estas situaciones desagradables enseñando su nómina ( a extraños ) de la gloriosa institución de CNP o de La Guardia Civil cuando se pueden evitar todos estos supuestos interrelacionados, en anomalías, que se dicen. Son algunas inquietudes que posiblemente aparezcan en el gremio de La Policía, en concreto para el caso que nos ocupa, CNP. Qué menos se puede recomendar para estas personas que nos protegen y auxilian en todo momento, llueva, truene, haga frío o calor. Constando que, como en todo gremio, habrá gente simpatizante de todo color político, para entender perfectamente estas naturales reinvindicaciones. Es comprensible dar altavoz a este tipo de asuntos, nos comentan algunos agentes ( algunos en activo, otros en situación de excedencia y otros más ya veteranos jubilados ) del CNP a colaboradores de La Gazeta Occidental.

Entonces, terminamos como empezamos, con una pregunta condicional. Por qué.

Screenshot_2019-12-23 Enfado en la Policía Nacional por el plus de movilidad un agente cobra 68 euros al mes y un político [...]

 

Screenshot_2019-12-23 Enfado en la Policía Nacional por el plus de movilidad un agente cobra 68 e