A partir de enero ( del 2020 ), serán necesarios 65 años y diez meses, dos más que ahora, para quienes no tengan carreras largas de cotización. En este sentido, el periodo cotizado exigido también se eleva en tres meses y para poder retirarse con los 65 años de antaño será necesario haber estado pagando las cuotas a la Seguridad Social durante 37 años, dos años más que en 2012.

Además, para calcular la cuantía de la pensión se tendrán en cuenta los últimos 23 años trabajados, lejos ya de los 15 años que se computaban en 2012.

La Gazeta Occidental ha hecho algunas cuentas sobre este fenómeno masónico en el ámbito de las pensiones por jubilación en España. En el sentido de que se estima que más de medio millón de personas en España no poseen esta cuantía o cómputo básico para jubilarse, por tanto quedan dos opciones 1. la indigencia o 2. seguir trabajando con más edad de la estipulada. En diez años algo más de un millón de españoles en edad de jubilación no podrán alcanzar el sistema de pensiones por completo, lo que provocará miles de suicidios adicionales, indigencia, trabajos clandestinos ( economía » B » ) o también subsistiendo aún con el complemento interrelacionado de la economía sumergida ( ó economía » B » ). Es otra alarma social que es provocada por los políticos del sistema masónico en España. Otro fenómeno que desemboca en este fenómeno de políticas masónicas ( para las pensiones ) es que una gran cantidad de gente optará por delinquir para sobrevivir, ya que en prisión tendrían su sustento asegurado y complementaría el tiempo de cotización o de ayudas como el subsidio excarcelario. Muy atrás quedan las políticas de Franco donde apenas había desempleo, sobraban las ofertas de empleos, y, España era la octava potencia mundial en salud financiera y administración social debido a que La Masonería estaba prohíbida como es sabido. Esta situación podría desencadenar la : guerra, tal como suena o la caída absolutísima del Sistema masónico del 78, que ya de por sí está roto, aunque todo apunta a que habrá todo tipo de conflictos por indistintas alertas conocidas o aumentadas que ya sufre España y que lo más probable que anticipe la : guerra o guerra civil, aunque con un formato más adecuado o cuidado a nuestra era.

Este fenómeno masónico consentido, a base de muchos engaños y masiva propaganda desde hace décadas, en España, se ha conocido al mismo tiempo que la mayoría de expertos en finanzas de las naciones occidentales aseveraban, desde hace más de cinco años, que el sistema de pensiones es inviable ya en España y que la mayoría de la gente en unos pocos años no podrán jubilarse laboralmente con el cien por cien de su cotización reglamentaria, sea quien fuere, y que dentro de no mucho tiempo ( otros pocos años, siete u ocho años a lo sumo ) sería la mitad de la que conocemos hoy, aún en este progreso interminable hasta la eliminación total del sistema de pensiones de protección por jubilación laboral. Asunto que está íntimamente ligado con la progresiva destrucción del tejido empresarial en España y la entrada desde hace más de dos décadas de inmigración masiva y descontrolada que no han cotizado en su mayoría a la Seg. Social ( un 55 % a un 75 % ) pero que todavía estando desempleados los inmigrantes reciben ayudas que no reciben los españoles desempleados en edad de trabajar o una preferencia de selección laboral por los empresarios que aprovechan las mínimas ayudas del Estado, en programas concertados, con las Administraciones Públicas.

Todavía más, la noticia aparece cuando voces de partidos políticos del arco parlamentario, en España, han solicitado públicamente una » paga » -de por vida- a toda mujer que denuncie malostratos o VIOGEN, en el sentido de que la mujer que haga una denuncia ante La Policía pueda desde ese mismo y preciso instante percibir una ayuda socioeconómica ( del Estado, o por la Administración local ) independientemente si es admitida para un posterior proceso judicial, archivada, o considerada finalmente : falsa*. Algo, sin duda, asombroso y, al menos terrorífico, al mismo absurdo.

La » movida » está asegurada, como diría aquel poeta callejero y » progresista «. En el país vecino, Francia, se han producido masivos disturbios por asuntos interrelacionados con las pensiones hace tan solo unos pocos días. Lamentablemente, es un anticipo para lo que viene ( o ya está aquí ). El » sálvese quien pueda » o el » mirar para otro lado » ya no sirve. Será la excusa perfecta para la aparición sobreaumentada de gente con ideas independentistas aprovechando este embaucamiento de la sociedad española.