Aún dentro de estas estimaciones, los ciudadanos naturales, de España, ni siquiera accedieron a tres de cada diez nuevos empleos; esto con datos de la EPA.

Unas preferencias de las ofertas recaen en perfiles inmigrantes, personas con particularidades propias y mujeres tanto para ofertas de trabajo como para la realización de cursos de formación para desempleados. En estos días, La Gazeta Occidental supo de que un millón de personas en apenas unos días solicitaron su vida laboral y estas ( vidas laborales por cotización a la Seguridad Social ) reseñaban que este millón de personas habían cotizado únicamente un par de días. <–

En España se calcula que hay algo más de un millón de personas desempleadas con estudios medios y superiores y con un límite hasta los treinta años de edad que ni siquiera tienen cotizado cinco años a la Seg. Social. Lo cual es algo más que preocupante no solo para estas personas sino para el abono de las pensiones de los trabajadores, en activo o con el tiempo mínimo cotizado, que se jubilarán dentro de poco.

Por lo que se puede deducir, que, las empresas privadas perciben ayudas, bonificaciones o reducción de impuestos ( dependiendo de la región de España ) si contratan a perfiles ya reseñados en el artículo, preferentemente inmigrantes, inscribiéndose en programas concertados con INEM y otras subdelegaciones del ramo con estas preferencias de búsquedas de mano de obra. Al mismo, se podría intuir que queda descartado el hecho de que los requisitos por asuntos de estudios sean un impedimento para conseguir un puesto de trabajo generalmente en ocupaciones no cualificadas, pero con un patrón común : la preferencia de contratación a personas de origen inmigrante pasando por encima de las personas desempleadas de larga duración.