La Policía de Francia se siente maltratada y ” utilizada ” por los políticos de turno, algunos sindicatos ya se movilizan ante tanta indefensión


Incomprensión laboral, marcos de alto estrés y cuadros de depresión continuados, e incluso situaciones políticas utilizadas para ” confrontar “, de alguna manera, al pueblo contra La Policía, y todo tipo de anomalías externas que subyacen, manifiestan sufrir una gran mayoría de los agentes de La Policía en Francia.

Movilizar ” en el sentido de manifestar un descontento o malestar, e intentar expresar unas inquietudes o preocupaciones socioprofesionales, al ser un gremio vital en una nación estas reivindicaciones naturales se suelen mirar ” con lupa ” por todo tipo de personas.

Desde hace meses La Policía en Francia está siendo objeto de numerosas críticas gratuitas ( algunas veces se pone el foco de atención en estos profesionales de la Seguridad y no en los políticos o en las causas políticas que suele derivar en una cierta malaprensa a La Policía, algunas veces justificada ) e incluso son utilizados como un ” arma político ” -según alguien pueda entender un rédito de tal significado-, los agentes se encuentran de alguna manera desamparados, en un aspecto general, por los políticos y con una ciudadanía cada vez más alejada de estos profesionales incomprendidos.

Trasunto que es similar en casi todo Occidente con sus particularidades propias en cada nación. Una posible pésima administración, provocada por los políticos de turno, para resoluciones de conflictos y su prevención puede ser el principal objeto de estas reivindicaciones lógicas y naturales. Pues a menudo la gente en general olvida que estos agentes son humanos y sienten y padecen como cualquier persona. El fenómeno de los ” Chalecos Amarillos ” ( que Macron, más tarde, se encargó de ” desnaturalizar ” al infiltrar a grupos de radicales anarquistas y/o comunistas para lo que en un primer momento era un movimiento sano de la ciudadanía de Francia ) y ahora el asunto de las ” reformas de las pensiones ” por finalización de edad laboral y otras circunstancias interrelacionadas, por no hablar, en algunos momentos, de ausencia o déficit de protocolos internos o una inexistente coordinación entre Fuerzas, acaso la consabida, pero irreal, protección que deben de poseer los agentes y sus familias son un resumen ( más que aceptable ) para estas ” movilizaciones ” legítimas donde estos asuntos influyen, en cierta medida, en el desempeño o funciones propias de los agentes.

Se podría decir que los agentes se sienten como ” si no los dejasen : trabajar ” ( sería la frase más propicia para entender la situación que padecen los profesionales de La Policía ), al menos de una forma óptima para todos. Aquí se podría pensar también que hay una situación de ” limitaciones ” ( o regulaciones internas innecesarias ), para un buen desarrollo de las actividades que son exclusivas de La Policía.

Porque si falla La Policía falla la sociedad y, nadie quiere que la ciudadanía esté desprotegida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s