El abogado de Podemos expulsado por el partido tras investigar irregularidades asegura en declaraciones exclusivas a EL MUNDO que la operación contra él se debe a que «el partido quiere tapar su corrupción«. José Manuel Calvente sostiene que ha venido llevando a cabo una investigación, entre otros, contra el tesorero de la formación morada que aflora, a su juicio, un sinfín de ilegalidades. Entre otras, el pago de «sobresueldos en negro» a altos dirigentes del partido.

«Hemos detectado irregularidades en la protección de datos, han robado un disco duro para averiguar qué sabe del partido, lo cual puede ser un delito de revelación de secretos; querían ceder datos personales a una empresa externa para que se produjera una votación; querían compartir datos ilegalmente con otros partidos; han cedido datos personales a Facebook para la campaña electoral. Todo esto lo tengo denunciado ante la Agencia de Protección de Datos«, señala. «Denuncié a la Agencia que estaba sometido a una injerencia en mi trabajo«. «Además sospecho que han robado datos de Podemos para pasárselo a Más País», añade.

En la parcela financiera hemos detectado «sobresueldos, unos 900 euros al mes (600 en nómina y el resto en negro) del tesorero y de la gerente del partido». «A su vez hay pagos sin presupuesto aprobado, y han bloqueado el portal de transparencia y la gota que colmó el vaso fue investigar el tema de la escolta».

En cuanto a la reciente acusación de acoso sexual del partido contra él para justificar su despido, Calvente lo niega y sostiene que «Podemos tiene un sistema interno para dirimir las cuestiones labores y en este comité no ha llegado ninguna denuncia contra mí». «Nadie me ha dicho que tengo una denuncia de una compañera de trabajo. Mis testigos lo van a tumbar todo, se han vuelto locos y están desquiciados. Irene Montero está histérica porque se está jugando su ministerio».