El cabo Marco Antonio Soto fue uno de los firmantes de un manifiesto de respuesta contra otro que reivindicaba la figura de Franco, y además se ha presentado en ocasiones como “miembro del colectivo de militares demócratas Anemoi”, de tendencia republicana.

En otra publicación calificaba la bandera nacional como bandera facha; difundió, dos días antes del 1-O, una viñeta de una mano con símbolos independentistas catalanes y con el dedo corazón extendido y una corona real; “múltiples fotografías de políticos y de S.M. el Rey a los que se insulta o se les ponen en su boca manifestaciones injuriosas”; exhibió el logo de los CDR (Comités de Defensa de la República en Cataluña).