Hace poco hemos leído un artículo interesante, llamativo, ( que nos permite saber el porcentaje de gente embaucada hoy o para analizar un determinado estilo -ya desesperado- de propaganda masónica ) sobre el patriota Queipo de Llano, revestido de anti-feminista, de xenófobo, y de no sabe qué más. Pero qué decían los » rojos » con respecto a las consignas que les ordenaban sus jefes comunistas, anarquistas, y otros masones de La Anti-España. Pues decían : ¡ Jefazos maricas !, sí, eso decían, entre otras cosas más. A continuación reproducimos algunos extractos de información, sobre la temática y otros aspectos interrelacionados, procedentes de obras científicas, naturalmente, no podía ser de otra manera :

 

Sin embargo, las consignas para la siguiente semana — del 2 al 9 de agosto — muestran una llamativa radicalización :

<< Exterminio >> 

( 2 de agosto ) ;

<< A por los frailazos >>

( 6 de agosto ),

<< Jefazos maricas >>

( 7 de agosto ),

<< Preparaos a morir, sacristanes >>

( 8 de agosto ).

Esta fue la semana en que nació la nueva Policía ( policía anti-fascista en España ).

( pág. 103 ), Capítulo, 4. Forjando la nueva policía.

Las mujeres en la República también se las llevaba de << de paseo >>. Aunque es probable que la cifra de Casas de la Vega de 617 mujeres asesinadas sea una exageración ( véase la Introducción ), no hay duda de que constituyeron minoría importante entre las víctimas.

( … )

( pág. 165 ), Capítulo, 5, La Justicia del Pueblo.

Historiadores como Samuel Pierce han demostrado cómo la CEDA consiguió movilizar a las mujeres católicas en su lucha electoral por el poder. Su sección femenina en Madrid, estaba especialmente bien organizada, y en las elecciones se implicó activamente en labores caritativas : durante el invierno de 1934 y 1935 repartió 200.000 pesetas en ayudas a los pobres. Quizá sea una muestra de su importancia el hecho de que las mujeres católicas politizadas fueran identificadas y arrestadas por tribunales revolucionarios. ( … )

( pág. 166 ), Capítulo, 5, La Justicia del Pueblo.

Cabe reseñar la discriminación que sufría la mujer anarquista y comunista en aquellas fechas por sus propios políticos ( también mujeres, algunas ) y en todo tipo de instituciones del Estado republicano donde campaba el poder de forma mayoritaria para la revolucionaria España tricolor y anti-clerical.

Veamos que nos dicen de las féminas y, también, del ¨ enchufismo ¨ ( tráfico de influencias, corrupción en el poder )… :

En el resto de lugares, los tribunales revolucionarios eran entidades patriarcales en las que las mujeres se limitaban a desempeñar tareas tradicionales, como cocinar y limpiar. Algunas eran antiguas prisioneras : el tribunal revolucionario de la CNT-FAI del cine Europa trató de reformar a tres prostitutas obligándolas a realizar tareas domésticas. Una forma más común de ingreso era a través de parientes y amigos masculinos. Varias gallegas del pueblo natal de Atadell, Vivero, preparaban las comidas de la brigada y lavaban su ropa. El CPIP fue también un nido de enchufismo donde los miembros del Comité se repartían los trabajos entre sí. Por ej. el ugetista Nicolás Hernández Macías nombró a su hija adolescente mecanógrafa de su tribunal. Sin embargo, algunas mujeres antifascistas quisieron desempeñar un papel más activo en la lucha contra el enemigo interno. La nueva DGS ( Dirección General de Seguridad ) de Manuel Muñoz de agosto de 1936 estaba dominada por los hombres : todos los designados izquierdistas a entrar en el Cuerpo de Investigación y Vigilancia eran hombres. No obstante, el 23 de septiembre el Ministerio de la Gobernación emitió un decreto que permitía a las mujeres entrar en la Policía de investigación criminal. Para el 7 de octubre se habían recibido ya 130 solicitudes ( aspirantes mujeres a la Policía ) para el Cuerpo de Investigación y Vigilancia madrileño, pero ninguna de ellas fue posteriormente aceptada y ninguna llegaría a ser agente durante la Guerra Civil. La cultura arraigada sobre el << adecuado >> papel de la mujer frustró este movimiento hacia la igualdad de sexos.

( pág. 109 ) Capítulo, 4, Forjando la nueva Policía.

Veamos que nos dicen con respecto al trato de los prisioneros, pues según algunas personas la sociedad de un determinado país se puede estimar según se trate a los animales. A lo que nosotros podríamos referir simbólicamente con aquellas personas que se confiaron en el bando equivocado y el lenguaje de la época, y que consentían actitudes anti-occidentales.

Se escogía a militares y, especialmente, a generales para las tareas de peor categoría dentro de la prisión : el general López Dóriga, más tarde gobernador militar franquista en Vizcaya, fue obligado a limpiar los baños de la prisión y barrer el patio durante un mes por decisión de los » rojos «. El mismo caso pareció darse en los demás sitios, especialmente en la Cárcel Modelo, donde los intentos de los oficiales más jóvenes por realizar las tareas de limpieza se enfrentaban al castigo de los guardias de la milicia ( II República, principalmente comunistas, anarquistas, entre otros más ).

Al menos 144 guardias civiles fueron asesinados sólo en Madrid, ejecutados ( fusilados y torturados previamente ) por los miembros de las milicias del << pueblo >> ( comunistas y anarquistas, además de algunos socialistas ), en 1936.

Los taxistas en la España de la II República, en 1936, tenían las consignas de denunciar todo comportamiento anómalo de los usuarios, especialmente aquellas personas que fuesen amaneradas ( afeminadas ), igual ocurría en cafés, bares y cantinas…

[ El propio García Lorca aparecía en la propaganda comunista dibujándolo como un amanerado y dependiente de su progenitora, por no haber abrazado el Comunismo en España. García Lorca era un gran amigo de Jose Antonio Primo de Rivera. ]

En el bando republicano hubo, xenofobia, violencia de género, persecución política y religiosa, ¨ homofobia ¨, violaciones ( muchas a monjas y feligresas, además de mujeres civiles católicas, de forma general ), asesinatos, decapitaciones, amputaciones, envenenamientos, y todo tipo de crímenes atribuidos al bando franquista donde había milicias republicanas que se disfrazaban de falangistas para fomentar la propaganda de guerra a su favor, y por supuesto la anti-democracia pura, entre otros crímenes monstruosos e inhumanos para 1936. Pero nos quedamos con las frases documentadas que no pudieron hacer borrar los registros carcelarios y otros más, donde se estima que al menos 10.000 hombres y mujeres, algunos rotativos extranjeros estimaban entre 8.000 a 15.000 personas encarceladas sin juicio legal ( de garantías ), hubieron entre rejas sólo la primera semana de noviembre de 1936 exclusivamente en ¡ Madrid !

[ Por si fuera poco los republicanos y comunistas, además de regionalistas ( como el de Galicia ), en España, con voz en la cámara aprobaron su fuerte oposición al sufragio de la mujer, que luego fue correspondido con el apoyo de las feministas comunistas » No era el momento » ( decían en aquella época, antes del inicio de La Guerra Civil ). ]

 

Bibliografía 

Ruiz, J. : EL TERROR ROJO, – 2012, – Barcelona.

Y, otros autores de investigación.