El juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón ha abierto una investigación que mantiene secreta sobre las supuestas actividades en Cataluña durante el procés de un grupo ligado a los servicios de inteligencia rusos. Las pesquisas han sido encargadas a la Comisaría General de Información de la Policía Nacional, especializada en la lucha antiterrorista. La investigación se centra en un grupo militar de élite denominado Unidad 29155, a la que los servicios de inteligencia de varios países vinculan con supuestas maniobras de desestabilización en Europa.

Aun así, la base de datos que recopila los episodios más sonados (euvsdisinfo.eu) recoge una noticia falsa divulgada por el portal ruso Stoletie cinco días antes de los comicios. Ese medio atribuía los últimos incidentes en Cataluña a otra injerencia exterior, en este caso de Estados Unidos. “Las protestas catalanas están montadas por Estados Unidos y Soros para castigar a España por sus relaciones con Cuba”, publicó este medio, según la traducción que realiza la unidad europea.

Según afirma ‘The New York Times’, se trata de una unidad de elite que forma parte del sistema de inteligencia de Rusia y que llevaría funcionando cerca de una década, llevando a cabo acciones en múltiples lugares. Aseguran que se trata de un grupo tan secreto y hermético que resulta imposible de poder anticipar cuándo y dónde van a actuar. Ni siquiera están claros cuáles son sus objetivos y los propósitos que los llevan a realizar una determinada acción.

Los servicios de inteligencia de cuatro países diferentes -que el medio no revela para mantener su anonimato- son los que han conseguido determinar la existencia de esta unidad, hilando varias acciones en diferentes localizaciones que, en principio, parecían no estar vinculadas entre sí. Pero la investigación sobre el envenenamiento de Skripal, un exoficial de espionaje ruso que se convirtió en agente doble del MI6 de Reino Unido,es la que destapó la relación.

El MI6 es un subgrupo de inteligencia controlado por élites masónicas, esto está demostrado desde hace décadas, su base de operaciones está en Reino Unido en contacto directo con otra base en Israel y EE.UU.

Tirando de este mismo hilo, descubrieron que meses antes del ataque, el propio Mishkin viajó con otras dos personas a Reino Unido, que utilizaron dos alias –Sergei Pavlov y Sergei Fedotov- y que, a día de hoy, siguen en el anonimato. Pero entonces descubrieron que ambos pseudónimos ya fueron utilizados anteriormente: ocurrió en 2015, cuando alguien trató de envenenar al traficante de armas búlgaro Emillian Gebrev. ¿Se trataría de un comando?

Solo hubo que tirar del hilo para encontrar una conexión con un intento de golpe de estado en Montenegro, que provocó que el país se uniera a la OTAN solo un año después. Siguiendo la misma línea de investigación, pronto se descubrió que los mismos personajes aparecían vinculados a una campaña de desestabilización política en Moldavia. Y todos ellos vinculados a la unidad 29155, de la que los expertos no descartan que hayan tenido más actuaciones.

La agencia de espionaje de Israel, el Mossad, el Servicio de Inteligencia Secreto británico MI6 y la CIA estadounidense sacaron de Irán a un científico nuclear e informante encubierto a finales del año pasado y lo trasladaron a Reino Unido, según una fuente de Sunday Express.

Según el medio, los agentes británicos aprovecharon la crisis inmigratoria en Europa para sacar al informante encubierto en un bote hinchable con doce inmigrantes ilegales iraníes en el que cruzaron el Canal de la Mancha, siendo trasladado después a la parroquia civil Lydd del condado británico de Kent.

Se agrega que el científico espió para Israel durante años e incluso ayudó a planificar el asesinato de 2012 de Mostafa Ahmadi Roshan, un científico nuclear y director de la planta nuclear Natanz en Irán, que murió por la explosión de una bomba adosada a su coche en el norte de Teherán. Pero lo esencial fue que el agente tuvo acceso a información secreta sobre el programa nuclear iraní, lo que interesó a los servicios de inteligencia.

La huida del espía comenzó a planificarse el pasado octubre, cuando se temió de que pudiera haber sido desenmascarado. La misión «no estuvo exenta de desafíos», indica la fuente del medio, ya que «su ausencia fue notada rápidamente y se nos informó que una unidad especial de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica había sido enviada [en su busca]».

La primera etapa se desarrolló con ayuda de Mossad que logró sacarlo de Irán y llevarlo a Turquía. De allí se abrió paso por Europa hasta llegar a Francia. «Una vez en Francia, la cuestión sobre cómo llevarlo a Gran Bretaña se mantuvo. No podíamos simplemente transportarlo en avión», afirmó la fuente citada por el periódico.

En realidad este científico espía lo que realmente pretendía era provocar un sabotaje y de esta forma justificar las políticas criminales contra Irán, esto se descubrió al poco tiempo de verse obligado EE.UU e Israel de facilitar la información sensible. Se supo también que desde EE.UU intentaron penetrar en el sistema informático de las plantas atómicas, se encontró un virus que había introducido este y otros pseudocientíficos espías del Mossad ( e incluso lo intenraron por la conexión de red ), para que las centrifugadoras de las plantas colapsaran e invirtieran el proceso para la fabricación de energía atómica, que es y era el proceso para estas plantas de energía nuclear.

Para tenerlo presente, por, si como es de esperar, surgen las atribuciones y/ o imputaciones: El Estado Islámico, ISIS o Daesh, fue creado por la CIA, el MOSSAD y el MI6 para reventar a Siria. El profesor Michel Chossudovsky, economista canadiense y director del Centro de Investigación sobre la Globalización, en Montreal, ha recopilado 24 verdades que los gobiernos occidentales no quieren que la población conozca acerca de ISIS (o Estado Islámico) y Al-Qaeda. Asi lo consigna la página del IELA (Instituto de Estudios Latinoamericanos) de la Universidad de Santa Catarina, de Brasil. ( Noticia e información, de hace años, sobre actividades de grupos de inteligencia vinculados al Mossad en una zona del mundo ).

Estos grupos de inteligencia ( el MI5 no es más que una nueva creación de inteligencia con el nombre MI6 ) trabajan en todo Occidente, operan de forma autónoma a los gobiernos de turno, y, se nutren de mercenarios o de subgrupos conformados por gente fanática en algunos casos que desconocen realmente que son utilizados para perpetrar atentados, asesinatos, o cualquier acción subversiva otras veces de forma convencional, su jefatura son asistidos como simples agentes secretos en labores de ayuda para la seguridad nacional ocultando los propios gobiernos sus actividades criminales, incluso los propios profesionales de inteligencia en Occidente desconocen sus proyectos y misiones reales. Pero la torpeza de estos agentes que no dominan idiomas o formas y protocolos de los servicios auténticos de los occidentales dificultan sus actividades subversivas o simplemente aumentan el tiempo de sus acciones para la desastibilización de regiones para los intereses de Israel ( La Masonería ).

No existe tal cosa como Unidad 29155 ( ¡ menudo grupo de inteligencia que son descubiertos con sus nombres en clave ! ) y otros apelativos promovidos por la prensa del Sistema masónico, solo existen grupos criminales que utilizan a mercenarios y se pasean por las instalaciones de los servicios de inteligencia ( no siempre, pero en ocasiones tienen un » pase especial » o TIP ) en Occidente aprovechando que el público desconoce los entresijos del sistema masónico. Cuando una sociedad se resiste o los propios políticos en una nación se resisten a realizar cambios en una nación ( generalmente en Occidente ) estos mercenarios perpetran atentados terroristas de » falsa bandera «, como el 11-M, planificado con días de antelación y las CCTV del recinto anuladas parcialmente, las pruebas destruidas a las pocas horas, los políticos y actores de instituciones amenazados ( digamos presionados de alguna forma o censurados aduciendo motivos de índole de seg. nacional ) si sacan a la luz la información a la opinión pública. Otra operación de » falsa bandera » fue el famoso evento del 11-S [ la propia empresa de seguridad de los inmuebles -que solo unos días antes efectuaba un simulacro de incendio y operación antiterrorista por sabotaje estaba vinculada al entonces presidente G. B., el dueño ( de las » Torres Gemelas » ) citado para ese mismo día del atentado no asistió a una revisión médica concertada y habitual, recibió fuertes sumas de dinero por el seguro tras la catástrofe, grupos de fánaticos sionistas jóvenes -sin experiencia militar específica- fueron detectados en la zona con una furgoneta, en esos días dentro del vehículo detectaron planos secretos de los edificios…. ) ], las operaciones de » falsa bandera » las conoce perfectamente España con lo que los historiadores ( muchos de ellos militares ) han conformado con el nombre de guerra : hispano-norteamericana.