La Laracha, Alcalá de Henares, Guardamar de La Safor, Madrid, también en la zona de Cantabria.

Cuando se habla de intentos de raptos en vez de raptos, se puede sacar algunas conclusiones beneficiosas dentro de estos sucesos gravísimos, pues se sobreentiende que ha una especie de defensa de otras personas que han provocado que los criminales no consigan sus propósitos malignos o que no cometan, al menos, en ese lugar sus fechorías. Ya el mero hecho de detectarlo es sinónimo de un beneficio para la sociedad, cominicarlo a las autoridades la continuidad positiva para la comunidad y encontrar a los malhechores mucho más, pero finalmente apartarlos de la sociedad es la gran prevención institucional.

En Occidente cuando se tratan estos asuntos aparece en mucha gente el recuerdo de gente desaparecida, sobre todo de niños y de mujeres, pero una desaparición, a bote pronto, no es sinónimo de rapto o secuestro como es sabido. Se intuye que cuando una persona se halla en paradero desconocido la prensa, de forma general, trata el asunto haciendo creer indirectamente que ha podido ser secuestrado o raptado el sujeto desaparecido, aunque se nos olvida muchas veces también que alguien ha podido elegir no facilitar su morada ( esto está permitido por La Justicia por motivos precisos y justificados indistintamente ) o simplemente abandonar el hogar habitual de la familia por indistintos motivos. Pero cuando se habla de intento de rapto o de intento de secuestro se quiere decir que alguien contra su voluntad ha sido apartada de su libertad y seguridad de forma ilícita o criminal, generalmente en un principio por sujetos desconocidos o sin identificar. El fenómeno de los » sicarios » ( o también freelander, para ref. de mercenarios ) supuso no solo comprender el asesinato de un capturado ; en ocasiones se trataba preferentemente de capturar a un sujeto para recibir el correspondiente montante para su liberación. Una agresión sexual ya de por sí es un secuestro de una persona, porque se atenta a su libertad personal, y en los últimos tiempos han aparecido casos frecuentes de bandas organizadas callejeras de perfiles inmigrantes mayormente que han alertado a la sociedad occidental. Es indudable que la política de una nación y las recomendaciones que se divulgan de forma repetitiva en los medios de comunicación influyen no solo en una transformación de la sociedad también para los que llegan con ideas supuestamente menos avanzadas ( se suele decir integración ) influidas por culturas no occidentales cerradas y rígidas. Propios y extraños pueden aprovecharse, de alguna manera » hacer un papel » en la sociedad, para más tarde cometer delitos o crímenes y esto va, subordinadamente y susbsidiariamente, en detrimento de toda la comunidad, la sociedad o lo que representa un sujeto dentro de.

Los criminales no solo se presentan en zonas donde hay abundante presencia de niños ( colegios, parques, etcétera ) también utilizan métodos en Internet ( con lo que se conoce como mensajería instantánea o Redes Sociales ), al parecer se puede creer que hay una especial alarma cuando aparecen las noticias de estos intentos de secuestro y no tanto cuando alguien desaparece sin motivo aparente, porque alguien ha detectado -in situ- estos hechos.

Desde hace años, el gremio de La Policía, en España, sufre un descenso de personal operativo, que aunque las autoridades suelen suplir estas carencias -de cifras- no corresponden a la realidad de proporcionar la real seguridad a los ciudadanos, pues ocurre que debido a diversos fenómenos -como es la interacción de gente con culturas diferentes donde no tienen el concepto del valor occidental a las personas y su consabido respeto- así como unas decisiones judiciales sobreprotectoras a los delincuentes -reincidentes- pueden suponer un efecto añadido para estos fenómenos de intento de secuestro, secuestro o rapto, agresiones físicas, o gente desaparecida por motivos en muchos casos interrelacionados con esa carencia de profesionales de la Seguridad en España.

Antiguamente, o casi de forma simbólica, en España, agentes, generalmente de La Policía Local, solían hacer acto de presencia en las zonas próximas a colegios y parques con esta fuerte actividad, accesos de colegios o centros educativos, para garantizar que, efectivamente, todo transcurría sin anomalías y no había elementos indeseables o perjudiciales para las personas, además de proporcionar una prevención y protección ante un tráfico rodado y los viandantes. También se retiró los operativos de cercanía o proximidad, motorizados, gente veterana del Cuerpo Nacional de Policía, estos agentes eran auténticos sabuesos, vigilantes en contacto directo con los vecinos de un barrio o distrito asignado, que proporcionaban además un sentido de más seguridad en los ciudadanos e incluso en los propietarios de locales comerciales e inmuebles públicos o de instituciones públicas además de las religiosas. Sin  motivo justificado y aparente se anularon y extinguieron estos puestos de seguridad o misiones ciudadanas.

No solo hace falta o es necesario más policías patrullando en las zonas públicas de la inmensa España, escuchamos en ocasiones a los políticos, también es primordial unas medidas básicas preventivas -mínimas- de concienciación en la ciudadanía, aceptando inevitablemente que en algún momento puede aparecer el mal ( quien diga lo contrario miente ) y hay que luchar contra él [ nadie estará allí, en unos precisos momentos, con la persona afectada para ayudarle de forma general ], además de colaborar con las Fuerzas de Seguridad en España y facilitar toda la información posible para que otras personas no sufran : el mal. Así, en esto que se dice, es prioritario inculcar, principalmente en niños, esta prevención y que los progenitores, padres, madres, o tutores hagan extensas estos aspectos preventivos para la seguridad y libertad de las personas.

Estas personas dentro de unos determinados perfiles sociológicos en el estudio del Crimen, y, que según muchos expertos en seguridad llevan avisando durante años o décadas, recuerdan que deberían de recibir cursos básicos de : DEFENSA PERSONAL, aún estas clases deben de estar confeccionadas y dirigidas exclusivamente por personal de SEGURIDAD o dentro de La Policía, cursos mínimos que tocan aspectos tanto físicos como intelectuales. Ocurre que muchos responsables de los infantes se confían o en algunos momentos de la vida ceden a una autosuficiencia de los más vulnerables para hacer ver que son ya » mayores de edad » o que pretenden educarlos en un sentido desproporcionado de madurez para según que asuntos, pero esto es solo positivo de forma general habiendo superado este o estos cursos básicos de : DEFENSA PERSONAL. Con las personas adultas, féminas ( un varón adulto tiene en proporción natural tres potencias [ en algunos momentos cuatro, baste decir que una mujer adulta sufre de forma natural un cambio en su metabolismo de aproximadamente treinta veces al día ] de fuerza física superior a la mujer adulta, para un desarrollo convencional de su físico ), para las preferencias de los criminales, ante y contra los delincuentes este otro sector de la población que debe de realizar preferentemente estos cursos básicos de prevención dentro de la Seguridad y que se pueden efectuar perfectamente coordinadas por las instituciones públicas ( Diputaciones, centros concertados, etcétera ) y de forma gratuita, con disciplina y de asistencia voluntaria independientemente de la condición social o particular de una persona. En realidad deberían de realizar este o estos cursos básicos cualquier persona ( modalidades a partir de los seis o siete años hasta sin limite de edad ) formaciones acordes a la edad y particularidades [ nadie ha escuchado eso de def. personal para personas con particularidades propias comúnmente mal llamados » impedidos » o » minusválidos « ] de un sujeto pero evidentemente  sin alterar el aspecto intelectual más básico y adaptado. Aunque existen cursos básicos de defensa personal y especialidades, la mayoría de las veces, la población no tiene la debida conciencia del beneficio de estos cursos, no acceden a ellos y lo ven como una pérdida de tiempo, y en la mayoría de los casos no son gratuitos y los que lo son están centrados en aspectos políticos de VIOGEN ( casos de monitores de cursos de def. personal que eran realmente » animadores culturales » sin idea de la Seguridad ), por lo cual los niños no acceden a estas formaciones complementarias que van destinados en la mayoría de los casos a gente adulta y de sexo femenino. Es necesario que la sociedad española tome parte activa en estos asuntos de la autodefensa o def. personal, acaso prevención, sus protocolos y maneras de auxilio para su protección individual o familiar. Cuando se habla de estos aspectos beneficiosos para la sociedad alguien suele retomar el discurso y proporcionar un sentido negativo a lo que en un principio se cree esencial para las personas, por lo que llegan a decir que estos cursos básicos de def. personal o de prevención mínima son conceptos vinculados exclusivamente a » militarizar a los niños o a las mujeres «, pero como es sabido hay gente » especial » para todo tipo de aspectos, gente esta que al desconocer estas enseñanzas obstaculizan, con estos pensamientos negligentes expresados y generalmente de forma coloquial, la seguridad de las personas que desean saber o adoptar medidas preventivas para su protección o su familia. Estos cursos básicos se pueden introducir perfectamente en las clases de Educación Física o similares nombres para los niños ( media hora durante uno o dos días a la semana, durante un par de meses ).

Hay un concepto erróneo de que un agente debe de garantizar por encima de todo la seguridad de un lugar o de las personas, este concepto está lamentablemente extendido ( técnicamente institucionalizado ) por desconocimiento de aspectos lógicamente técnicos de La Seguridad en la población, pues habría que recordar que la seguridad de una persona tiene que ser proporcionada previamente por el propio sujeto y el o los agentes de una Fuerza de Seguridad es un complemento a la seguridad personal del sujeto o comunidad, valga decirlo así. Es decir, la seguridad de una persona empieza por ella misma. ( A veces observamos como niños pequeños de corta edad van cargados con maletas con libros pesados camino del colegio y sin acompañantes adultos, transitan en transportes urbanos con público adulto sin ningún familiar que lo acompañe, y que muchas mujeres con ropa seductiva o provocativa transiten por lugares solitarios o inseguros a altas horas de la madrugada sin protección de otras personas o siquiera cámaras de seguridad o iluminación básica ( pero que se evita exponer estos detalles por las políticas no tradicionales introducidas en la población occidental y mucho menos que estos intentos contra la libertad de las personas están apareciendo a plena luz del día y en lugares concurridos ). Otro aspecto erróneo extendido en la población se basa en que hay aún gente que cree que La Policía debe y tiene que garantizar la seguridad de las personas las 24 horas del día, escudándose este asunto en que el ciudadano paga impuestos y por este motivo debería de llevar algo parecido a : escoltas, pero lo que destina un ciudadano a la protección de la sociedad no alcanza ni el 0,10 euros al día ( o tres euros al mes ) para todo tipo de medidas Protección y Seguridad Ciudadana, pues las indistintas naciones se nutren de los montantes para asuntos de la Seguridad como para otros básicos en una nación procedentes de la actividad comercial, negocios generalmente privados y no menos que cantidades estipuladas que se deducen para aportar al Estado. La Seg. Ciudadana es un asunto que ya proporciona beneficio a la sociedad ( turismo, promoción de la nación, promoción de su cultura, tránsito eventual, etcétera ) y es por ello que los expertos en Seguridad nos recuerden que hay que aportar un » granito de arena » ( un mínimo ) por cada una de las personas que conforman la sociedad en la que habita un sujeto sea nativo o extranjero.

Se ha dicho que el fenómeno de la inmigración de gente con una antagónica idea mantenida a la occidental, centrado en un concepto del valor de la vida y de la seguridad occidental, influye determinantemente pero a veces no se añade otros como la » falta de valores » de una parte de la sociedad nativa influida por innovaciones nunca demostradas y en otros por la adopción de formas de entender la vida interesadas exclusivamente en la referencia materialista ( que no es lo mismo que material, propiamente dicho ). Estos últimos aspectos reseñados proporcionan a los criminales unas preferencias o facilidades para cometer sus actos delictivos, al mismo que dentro de la sociedad occidental aumentan los sujetos o que son proclives a cometer infracciones o acciones criminales, por lo que se conoce como la » ausencia del aspecto de autoridad » para corregir, rectificar o penalizar al infractor -menor de edad- desde un punto de vista intrafamiliar y educativo. Otros fenómenos perjudiciales más conocidos son el consumo de sustancias prohibidas o drogas que pueden alterar la personalidad, educación o transformar a un idílico sujeto en un monstruo. Es por eso que la mayoría de los expertos en Seguridad vinculan a la familia tradicional como el principal vitalizador escudo para la protección de un sujeto donde se supone que el individuo conseguirá, con un natural esfuerzo, una educación básica para poder desenvolverse en el grupo o comunidad y de alguna manera sobrevivir o extender la vida o sus valores amortiguando la propaganda perniciosa que en algunos tramos de la Historia se incrusta procedente de los gobiernos o representantes del pueblo que tan separados están de la sociedad y sus problemas cotidianos. Los perfiles más vulnerables los seguirán siendo aún en el uso de las nuevas tecnologías cuando interactúen facilitando informaciones innecesarias o excediéndose en una exposición inadecuada para el concepto de su seguridad personal, no menos que poseyendo un pensamiento ausente de los peligros. Esta falta de percepción de todo lo apuntado y recordado hace que se propague una malaprensa a la tecnología pero nunca del mismo modo a los responsables de menores que luego con el tiempo mantienen estas imprudencias siendo adultos. Estamos hablando de que los criminales intentarán aprovecharse de las facilidades que negligentemente dan algunas personas, con sus comportamientos, sea en la vida real como en lo virtual ( uso de tecnologías de comunicación interactiva ).

Palabras » raptadas » y anónimas de y por responsables de La Seguridad en España, que La Gazeta Occidental ha querido compartir,  a bien.