Sí, eso quería. La información la supimos hace unos días, pero hemos aprovechado para oir las disculpas del comunista Sánchez con respecto a unas declaraciones que comprometieron a un periodista que le entrevistaba, en el sentido de que aseveraba que la Abogacía del Estado estaba bajo las órdenes del gobierno de turno y ahora como decimos pide disculpas por el error. Tarde, la gente lo ha escuchado y ha podido comprobar que no hay tal separación de poderes, en realidad nunca lo ha habido, sea por motivos indistintos. Esto se puede comprobar con las designaciones -en reparto- que efectúan los propios políticos introduciendo en determinados estamentos públicos vinculados a La Justicia a sus colegas de partido o gente afin. Sánchez no sabe siquiera ni puntualizar sus declaraciones, es torpe y posiblemente desconoce los entresijos de la política y las funciones públicas perfectamente.

Las informaciones que han podido descubrir agentes de La Guardia Civil con el asunto de los terroristas CDR son extremadamente alarmantes, tenían materiales para la fabricación de artefactos explosivos, armas y un plan para atentar contra el instituto armado ( varias localidades, con Casas Cuarteles ) también de provocar una situación subversiva, extendida, en Cataluña apoderándose ( Torra ) de las instituciones públicas, dependencias varias y organismos públicos en indistintas zonas de Cataluña. Con esta operación criminal detectada pretendía Torra y sus secuaces terroristas que el Ejército tomara las riendas de la situación y así provocar una malaprensa contra España, buscando un sentimiento de » victimismo » en la opinión pública internacional para hacer ver que en España hay represión política contra los catalanes separatistas.

El comunista Sánchez no tiene valor para presionar a la Abogacía del Estado para detener al criminal Torra, es más la propia Policía y sus mandos pueden hacerlo directamente sin esperar a una orden judicial, sabiendo lo que ya se sabe, aún más cualquier ciudadano español podría detenerlo en cualquier momento en base a la ley, una situación indescriptible y surrealista. Es decir, no hay valor en el gabinete de Sánchez y en el Min. del Interior para arrestar a este criminal peligroso, aún siendo autoridad regional Torra no solo ha incumplido normas y leyes también hay más que suficientes pruebas para acusarlo por asociación ilícita, terrorismo y pertenecer a banda armada, entre otros supuestos.

Algo gravísimo, tanto que siga sin ser detenido el criminal Torra como la inacción del Min. del Interior del comunista Sánchez. Más todavía que se inculque la idea de normalidad en Cataluña y el fomento de diálogo con estos terroristas separatistas ( al mismo tiempo que rechazan las llamadas telefónicas de los asesores de Torra enviadas a Sánchez ), y sobre todo sin intervenir a la comunidad autónoma y la permisividad para la situación de unos nuevos comicios en la región española de Cataluña.