Instituto de Prensa y Sociedad (IPYS), una ONG vinculada a campañas políticas contra gobiernos y organizaciones progresistas en América Latina.

¿Quién paga y quien manda en IPYS? Sus donantes son la OEA, la National Endowment for Democracy (NED) y la Open Society Foundations (OSF), de George Soros, finacieros patrocinadores que orgullosamente se proclaman en la página web de este instituto.

George Soros, multimillonario detrás de la Open Society, es un conocido promotor del caos global desde Ucrania hasta los Balcanes, según los documentos filtrados por DC Leaks. Recientemente su mano peluda, junto con la NED, ha aparecido meciendo la cuna de las manifestaciones en Hong Kong. Wayne Madsen, ex investigador de la célebre Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, en su libro Soros: el quantum del caos, ha documentado con pelos y señales la participación de la OSF en la desestabilización de los Balcanes, su doble juego en el Cáucaso, su colaboración en el golpe en Honduras, su infiltración en China, sus redes de apoyo a las “revoluciones de color” y las “revoluciones árabes”, y su injerencia en América Latina.

Los últimos datos sobre las manifestaciones y altercados de manera masiva en Chile apuntan a un ejército de bots ( máquinas virtuales que cambian constantemente de IP o usan números de tlf. desde un mismo lugar de operación con un mismo mensaje repetitivo ) y supervisores de estos en la red social de Twitter, perfiles anarquistas y/o de extrema izquierda. Soros mantiene, desde hace muchos años, acciones bursátiles en este compañía de red social. Estos equipos de estudios -activistas de extrema izquierda o comunistas- están especializados en el marketing y el uso de las redes sociales, provocando situaciones simples o banales en mensajes » virales » centrados en falsa información o datos manipulados, para provocar en las masas reacciones violentas y expandir situaciones de histeria colectiva. Ya iniciada la campaña se van retirando de forma programada donde los goyims ( occidentales engañados o esclavos no judíos, en argot talmudista ) hacen el resto del trabajo con sus propias cuentas privadas y/o personales.

Estos fenómenos de activismo masónico ( que se nutren de sus herramientas, en un principio de socialistas y finalmente de comunistas y/o anarquistas ) han conseguido derrocar a gobiernos en algunas partes del mundo y provocar matanzas y asesinatos así como todo tipo de crímenes o incluso guerras. El motivo principal es conseguir miles de millones por saber que unas determinadas empresas -allí donde se van a producir los programas de activismo o la zona a intervenir- sufrirán pérdidas también millonarias y desestabilizar los gobiernos de las naciones. Con todo esto saben de manera anticipada lo que va a ocurrir y comprar meses antes acciones de compañías que van a ser afectadas en esas zonas, cuando están casi en la quiebra vuelven a comprar, esta vez de forma masiva, más acciones bursátiles de las compañías o empresas afectadas, para al cabo del tiempo recuperar el verdadero estatus de las empresas pero ya siendo accionistas mayoritarios a coste casi cero en inversiones. Al mismo tiempo que provocan disturbios y caida de la economía ( finanzas y administración ) de la zona afectada, colocando a gente teledirigida por estos millonarios masones. Es la misma tónica que llevan haciendo desde hace siglos con la implantación del liberalismo y luego el comunismo ( ambas herramientas pertenecen a La Masonería aunque la mayoría de la gente desconoce aún estos aspectos enrevesados ). Y la prensa no se queda atrás, para impregnar en la opinión pública una directriz perfectamente marcada ( casi siempre socialista o comunista ). Soros desde el 2014 posee acciones bursátiles en el 96% de la prensa en Occidente, además de bancos como el BSCH y otras empresas que cotizan en el IBEX-35 y en otras sedes comerciales en todo el mundo.