Naturalmente habrá de todo, en el sentido de que habrá diversidad de opiniones, lógicamente. Pero, hemos podido saber -de manera simbólica- la opinión, se puede decir así, presumiblemente, de una cierta mayoría de estos agentes de La Policía » autonómica » ( regional ) de Cataluña. Referir determinados asuntos y con específicas formas, ( alguien ubica su anonimato, porque desea preservar su identidad o intimidad -para evitar represalias quizá- por motivos de seguridad ) también es una referencia para saber QUÉ se cuece en esta Fuerza que se ha llevado lo peor en los últimos días en las principales ciudades de Cataluña, al menos en los primeros momentos, por los disturbios y altercados de la sentencia del » Procés «. Pero leyendo estas referencias podrían no distar mucho de otras Fuerzas aunque, evidentemente, y preferentemente, centradas en un ámbito local o regional.

Pero nos ha llamado la atención algo, p. ej. el hecho de que ELLOS ( por los agentes ) han detectado comentarios o expresiones » fuera de lo común » [ se sobreentiende que por los políticos o gente vinculada a estos ] con respecto a sus quehaceres o labores propias. Algo parecido al pensamiento surrealista, ya absurdo, en la remota idea de que tienen el deber o la obligación de sufrir agresiones de todo tipo. AQUÍ, sí sería beneficioso que el gobierno de Sánchez sacara » pecho » y defendiera a esta gente, recordando a los políticos regionales, como Torra, ( y este a su vez ) QUE ( se ) recuerde a la ciudadanía los aspectos esenciales de La Policía y de que estos profesionales sienten y padecen como el que más. Es decir, condenar la violencia está perfecto ( aunque la violencia no es delito, ni falta, ni nada punible, porque debe de ir precedida de una acción ilícita, como es presabido ) PERO insistir, siempre, en que toda acción de agresión a La Policía conlleva unas responsabilidades inexcusables con La Justicia. No estaría de más, el recordatorio, hoy es necesario esto tan simple, en estos días convulsos, por sus señorías los políticos, e incluso por la propia POLICÍA ( regional, en este caso ), para sus mandos superiores. Esto que se ha dicho aquí aunque parezca algo banal no lo es, ya que es una forma de : prevención, más en zonas o lugares donde los agentes anti-disturbios tienen que intervenir, siendo una manera de disuadir a los terroristas callejeros ( algunos ya en prisión ). Aunque estos avisos de La Policía existen en zonas de disturbios ; sería una medida de » pressing » para los políticos regionales, como el caballero de La Diputación del General ( » La Generalitat » )  ya en conflicto permanente con el gabinete de Sánchez ( y el que venga ) y ambos con pésimas actuaciones. De alguna manera puede incluso entenderse como una medida cautelar o digamos a tener en cuenta por un tribunal o magistratura para unos determinados ilícitos ( como los que desembocaron en el » Procés » ) acaso para valorar o analizar si las autoridades, las que fueren, realizaron este protocolo en días, o momentos precisos ( p. ej. antes de una manifestación, o al finalizar esta, etcétera. ) Esto que se ha dicho aquí, para el recordatorio por los políticos, sería beneficioso tanto para la intención de una supuesta disminución de disturbios como también para evitar acciones delictivas por algún que otro » entusiasta » despistado ( muchos son captados o aleccionados en centros de enseñanza, no lo olvidemos y, todos hemos sido jóvenes ). Es necesario referir estos aspectos, en las altas instancias, porque habría que recordar que algunos ciudadanos podrían creer que se sienten » respaldados » ( algunos envalentonados ) por la autoridad regional, como Torra o los criminales en prisión ( hace unos días aparecieron informaciones de que los terroristas de CDR intercambiaban algo más que palabras con Torra ), que están en permanente conflicto con el gabinete de Sánchez, para cometer actos delictivos y sentirse impune/s, ya rebeldes sin causa.

Pero para con las misivas, de estos amigos Mozos, se añora una mínima » carga » sustancial ( o consustancial, simbólica ) en crítica constructiva con y para el gabinete de Sánchez, porque como es sabido esta Fuerza también depende del Min. del Interior y no basta con visitar los heridos el ministro de turno y decir a los policías que son » unos campeones y unos fenómenos «, ha habido un fallo grandísimo de seguridad en el dispositivo ( también de seguridad ) en estos días en Cataluña, evitando que La Guardia Civil actuara ( en realidad no puede actuar en determinadas zonas o su estadio de aplicación, pero sí en lugares concretos vinculados a La Justicia o recintos de esta Fuerza, es más para estos casos se podría aprobar una normativa o disposición adicional para determinados supuestos donde efectivamente podrían actuar sin estas cortapisas, no obstante existe esta capacidad legal para lo que se conoce como ley de Seg. Nacional pero tiene que darse este requisito de emergencia nacional ), es decir ha habido mucha » caballería » pero poca disposición de los políticos, ha primado » el qué dirán » y los próximos comicios, se ha visto muchos episodios donde retrocedían los agentes por evitar emplear la fuerza legal, las actuaciones han sido tibias, débiles y algunas veces sin buena coordinación, en otras aparecían los agentes atravesando llamas y recibiendo impactos de objetos rígidos lanzados por los terroristas. Los policías han sido y siguen mirados con lupa -como casi siempre- pero esta vez se pedía que » aguantaran » el lanzamiento de adoquines ( de 1 kg ) y pedruzcos que matan a personas, aún llevando protección. Apenas se han visto los vehículos de dispersión con sustancias líquidas, y los que hay son pocos y mal equipados ( de hace una veintena de años ) para repeler ataques de los terroristas ( piedras, objetos infamables, ácidos, etcétera ). Una persona que realiza un servicio de más de 12 de turno, en tensión, no puede desempeñar normalmente sus labores encomendadas, está a un 50% de su capacidad real física y psíquica ( para lo que se entiende una acción de intervención y respuesta, los reflejos para la acción manual disminuyen varios segundos, puede aparecer la desorientación por momentos o falta de instinto para resolver un problema en cuestión de minutos, aparece la fatiga y el estrés, etc ). Los expertos en Seg. recomiendan para estos supuestos turnos rotativos de seis horas y retenes ( la figura del retén se conoce principalmente en ámbito militar, suplencia, etc ). Se dice esto porque las secciones o grupo anti-disturbios son considerados grupos de élite dentro de La Policía. Por no hablar de falta de personal, hemos visto a policías que no pertenecen a unidades anti-disturbios colocarse los cascos anti-disturbios y auxiliar a sus compañeros como podían y sobre la marcha.

Estas misivas son oportunidades únicas para solicitar a la opinón pública ( o hacer ver ) que los profesionales de La Policía tienen carencias, siempre las hay ( una ciudad como BCN debe de contar con al menos diez o veinte vehículos anti-disturbios con autonomía de propulsión de sustancias líquidas, palas o protectores metálicos ignífugos instalados en los frontales y cavidades de los vehículos anti-disturbios, blindaje especial [ el blindaje que existe no es total y ni siquiera » semi » ] como llevan algunos coches de Sánchez, etc ), además lo relativo a equipación o de equipamiento, logística, y todo aquello que demanden para facilitar un sentido de seguridad en los ciudadanos, cierto y es verdad que se intenta sintetizar abundantes asuntos en un simple documento. Pero, aún así, nos conformamos que aparezcan las inquietudes de estos profesionales.