El propio embajador de Afganistán es asaltado en Barcelona, los criminales son MENAS marroquíes


*MENA : abreviatura de ” Menores NO Acompañados ” ( menores inmigrantes sin documentos de identidad ). Alguien los denominó así, y así se quedó, para referir a intrusos aparentemente menores de edad en España.

Barcelona continúa en una situación caótica, ya lo avisábamos hace poco en La Gazeta Occidental. Cientos de MENAS campan a sus anchas por la ciudad condal, a estos hay que añadir otros perfiles inmigrantes que se suman a delinquir por no hablar de los habituales conocidos por La Policía. Pero es que el panorama tampoco es ideal en otras grandes ciudades de España, por no hablar de todo Occidente. El centro de la ciudad de Barcelona sufre olas de robos, agresiones varias por no contar intimidación o agresiones sexuales. A estos intrusos MENAS los políticos tanto locales como nacionales ( para su ámbito de acción ) los dejan interactuar con los ciudadanos, pero estos sujetos son en realidad : intrusos : criminales, que deberían de estar a buen recaudo, sin posibilidad de salir de un centro de protección hasta que no se identifiquen, al menos eso y, qué menos que eso. Es lo mínimo.

Es decir, se puede entender que hay una manifiesta dejadez institucional -ya histeria colectiva en este campo- dentro del mundo político, donde se confunde, negligentemente, algo parecido a comparar racismo con el : cumplimiento de la ley. Y esto sólo es el comienzo, no queremos ni imaginar cómo será dentro de unos años, lo cual hace pensar que los ciudadanos se tomarán la justicia por su mano, evidentemente, pues hay ya quien piensa que hay desidia institucional. Esto es un problema añadido para La Policía ; pues puede sufrir malaprensa el hecho de ver a las Fuerzas ” mirar con lupa ” a los ciudadanos afectados y no a los causantes de los problemas que se van de ” rositas “. Y el pueblo es el que manda realmente, en él reside el poder de la nación. Como decimos esta situación gravísima no tiene visos de resolverse de manera efectiva, pues ya ni siquiera la ampliación de efectivos garantiza el retorno de una especie de estatus o percepción de seguridad ciudadana que más o menos estábamos acostumbrados en toda ciudad española, eso se cree. Más aún, estos sujetos que dicen o son detectados como menores intrusos extranjeros al fin y al cabo deberían de salir sólo y exclusivamente de uno en uno acompañados de educadores o tutores,  temporalmente, pero por si fuera poco estos sujetos reciben dineros y asistencia más que garantizada de las instituciones locales que los jóvenes nativos o españoles no reciben de ninguna de las maneras ( habiendo tutela oficial ). Esto es una discriminación, absolutísima, donde el Def. del Pueblo está desaparecido. Nadie entiende por qué motivo deben de recibir menores dineros, pues ya tienen sus necesidades básicas cubiertas. En definitiva son muchas irregularidades, que escapan, en detalles, al común de los mortales, al desconocer aspectos sociológicos o normativas vigentes.

 

Un comentario en “El propio embajador de Afganistán es asaltado en Barcelona, los criminales son MENAS marroquíes

Los comentarios están cerrados.