Hay ocho detenidos. No dudaban en agredir, amenazar y coaccionar a sus víctimas. Les hacían trabajar todo el día sin cobrar, en el sector de la venta de frutas al por menor, y les alojaban en pisos donde malvivían.