( ESP ) Escándalo – Defiende su vida y la de su familia y las leyes progresistas instan a pedirle cárcel y una brutal multa


Info :

https://sevilla.abc.es/sevilla/sevi-policia-enfrenta-20-anos-carcel-defender-familia-asalto-vivienda-sevilla-201807190737_noticia.html

Lo lógico, parecería, que la víctima que se defendió de un ataque contra la integridad física de él y su familia no tendría que ser molestado más y en cambio ser reconocido con una mención honorífica ( alguien que auxilia a La Ley, LECrim. ) por una acción defensiva y legítima. Es el nuevo escándalo que se ha producido y, que se arrastra, no se ha detenido o rectificado una particular valoración judicial que ha supuesto la solicitud de daños y perjuicios y, no menos que un dolo mal interpretado. Se desconoce si hay un motivo extraprofesional o particular que ha llevado a mantener una sobreelevada petición entre perfiles que están vinculados con La Justicia y La Ley ( policía y abogado de la acusación [ Ministerio Fiscal. ]

Hay quien ve estas valoraciones no ya injustificadas, en sí, sino desproporcionadas, en algunos casos : negligencias. Negligencias porque en el caso que nos ocupa el actor ( defensivo ) no es un ciudadano común, él ha adquirido unos conocimientos técnicos y profesionales que no caducan en el tiempo y su compromiso con La Ley es de por vida ( luego pasará a estados de actividad indistintos, temporal, de descanso, jubilación, etcétera. ) Teniendo en cuenta, lo ya mencionado, poco se puede hacer en contra de este principio : natural, ya previsto por la Ley. Y se presume que el actor que ha podido conseguir defenderse y salvar su vida y la de los suyos, ( pero ) no se tiene en la consideración debida ; lo que ya es preocupante. Es decir, la víctima alguien la ha transformado en perpetrador que ocasiona un perjuicio ( al de los atacantes ahora reconvertidos en perjudicados, porque alguien lo ha considerado de esa manera. )

Evidentemente esto causa alarma en la sociedad, por de pronto porque crea inseguridad ciudadana ( se ha dicho que alguien se defendió legítimamente y que está preparado para ello. ) Y decímos bien, pues un ciudadano convencional ve en los miembros de La Policía una referencia para su seguridad, si esto lo hacen con un respresentante de la Autoridad o es miembro de una Fuerza de Seguridad qué no harían a un ciudadano vulgarmente hablando denominado : convencional ( que no sabe o no tiene conocimientos técnicos y específicos de defensa personal o de auxilio a La Ley. )

Por lo que no sería de extrañar es que no se estime la propuesta en petición a La Justicia para lo que se apunta, en concreto, para inmiscuirse en una defensa legítima y proporcionada ( ajustada a Derecho* ) y transformarla en daños a terceros que no dan a lugar : porque allí no deberían de estar intrusos y mucho menos con armas de fuego.

Es decir, no ( se ) puede inscribir una valoración judicial perfecta el hecho de confundir una acción defensiva y preventiva con otra que es originada por un hecho ilícito, en el caso de la noticia : un crimen ( delito muy grave ). Pues concurren varios supuestos : invasión de morada, preparación del crimen ( hay intencionalidad previa ), por supuesto : nocturnidad y alevosía ( figura muy conocida en La Jurisprudencia ), ya incluso : material no controlado que puede provocar la muerte masiva de seres vivos : acaso una arma de fuego ( posesión ilícita de armas de fuego para perpetrar un crimen. ) Sobreabundando, no es menos cierto que en las actuaciones de la defensa personal o de una Fuerza siempre se intenta apelar a la ley y sus normas con lo que se conoce como : ¨ Principio de proporcionalidad ¨ ( materiales usados, herramientas, armas, etc. ) y por lo que se podría comprobar no hay intencionalidad de provocar un daño excesivo o desproporcionado en el uso de la defensa, claro.

También, hay que tener en cuenta el estado cognitivo, de incertidumbre, y otros tantos más que aparecen en cualquier sujeto que traspasa su estado físico y emocional al cambiar bruscamente su estado de conciencia. ( Se ha dicho que las personas que sufren un crimen estaban en un estado, lógicamente y natural de semiinconsciencia -que estaban durmiendo-, por lo que la reacción de las personas ante un ataque imprevisto debe de basarse desde este punto inicial de análisis del suceso para su valoración. Un ser humano tarda aprox. entre 5 a 15 min. un retorno adecuado mínimo a sus capacidades fisicomotrices dependiendo de la edad y otros factores adicionales, aún el tiempo de descanso que ha conseguido recuperar hasta despertar. Es evidente, que la fuerza de las personas que despiertan no están al cien por cien que si estuviera en un estado consciente y activo u anaeróbico. También el tiempo de reacción, cuando alguien detecta un indicio o sospecha en ese estado, ante una amenaza influye posteriormente para su respuesta. Otros adicionales para el sujeto alertado de una amenaza que ha producido durante el tiempo de descanso una proporción alta de sustancias naturales de su lagrimal ; como las famosas legañas que han podido transformarse o llegar a la zona de las pupilas e impedir una visión adecuada y perfecta, provocando imágenes borrosas o dicultad en la visión. )

Un caso llamativo, pero lo es más, por estar aún ” vivo ” y seguir molestando a los que ya han sido molestados ( unas personas han sufrido unas determinadas situaciones -de vida o muerte- que generalmente producen efectos perniciosos en la psicología de estas ). El mero hecho de insistir en estos supuestos -fuera de lugar para su valoración de petición no ajustada a Derecho*- se podría, sobremanera, entender que no ayudan a los verdaderos perjudicados y que han sufrido el crimen ( podría alguien recordar los hechos lamentables y provocarles más ansiedad, nerviosismo, y otras patologías interrelacionadas que llegan a aislar a las personas de la sociedad. )

Es común, en España, escuchar eso de ”  Estámos en un sistema excesivamente garantista ” ( y casi siempre se refiere, por no decir siempre, a la alusión de que alguien cree que un delincuente o criminal tiene más protección, en La Justicia, que una víctima o su víctima ), y en cierto modo ; es así si atendemos a lo que nos quieren decir con la información, de la noticia, ya escandalosa. Rápidamente la mayoría de observadores busca negligentemente resolver el problema de todo con el hecho de señalar al que imparte justicia ( o la busca ) siendo un error, ya que las leyes son elaboradas por sus señorías los legisladores.

Sin duda, un caso extremadamente llamativo que aún persiste.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s