Según nos han informado a La Gazeta Occidental, y hemos podido comprobar información sobre el supuesto ( hipótesis ) casi desconocido, dentro del Islam, de la figura de la Taqiyya* es imposible saber si un musulmán en estas condiciones y habitando una zona occidental puede haber utilizado y aplicado dicha referencia permitida, y contraria a los valores occidentales.

 

La Taqiyya*, se basa, principalmente, en que un musulmán puede mentir o ¨disimular¨ un sentimiento, acción o cualquier futuro proyecto para evitar ser : perseguido o para salvar a su comunidad islámica.

Los antecedentes en España se conocen bien, cuando Felipe III ordenó expulsar a los cristianos no sinceros o converxos, y a sus descendientes de estos ya con apellidos latinizados, en los primeros años del s. XVII, donde el propio Cervantes con edad avanzada fue testigo y administrador, en un puerto, de los expulsados embarcando destino fuera de Occidente. Para evitar dicha macro-expulsión muchos musulmanes utilizaron varias modalidades, la más famosa es la –taqiyya*– pero fue en balde con los censos que un contratado por el rey – un experto en estas modalidades censales- procedente de Italia elaboró décadas antes en toda España, visitando comarcas y pueblo por pueblo. Los propios vecinos se convertían en auxiliares del rey de España.

Un supuesto documento de condena, así aparece de forma pública, y para el primer atentado terrorista islámico en la zona de Barcelona, que no se hizo esperar, por una asociación islámica y/o musulmana que puede quedar en entre dicho con esa figura dentro del Islam. No tenemos por qué dudar, pero al existir dicha referencia obligatoria en el Islam, es posible atenderla y/o conocerla.

Las personas en España, que profesan la creencia musulmana, son aproximadamente unos dos millones de personas, en los últimos años muchos españoles u occidentales que habitan en España parece ser que se han convertido en musulmanes.

Es obvio que un comunicado, no puede compararse con una macro-manifestación de respulsa, pero no ha habido manifestación masiva de repulsa por estos eventos terroristas islámicos en España, apenas no llegaban a una centena reportaban algunos diarios de información y otros estatales consignaban imágenes manipuladas engañando al público, y mucho menos por la comunidad musulmana, la propia Diputación del General ocultaba el motivo de los atentados, que con tal figura de –taqiyya*- tampoco podría paliar ese vacío de repulsa de cientos de miles de musulmanes que habitan en la región española de Cataluña.

Esta modalidad, sin embargo, no se dá en la religión cristiana, donde mentir es pecado, y donde la cultura occidental se basa en el Cristianismo. Vemos como los choques culturales y religiosos no terminan de desaparecer por la propia naturaleza antagónica de las culturas no occidentales en Occidente, donde los occidentales no han sido preguntados para permitir alterar su seguridad y costumbres milenarias.

Sin duda, e involuntariamente, es decir, indirectamente, son daños colaterales.

 

 

20863445_735975866607587_1235200669060995487_o

Misiva pública, apresurada y breve, de una asociación islamica en/de España tras los ataques terroristas islámicos en Cataluña, agosto 17 del 2017 año de N. S. Jesucristo.